Feria de Fotolibros ,Fotografía ,News ,Noticias ,Taller de Fotolibros ,Work

Spanish Interview en YANMAG Magazine – 2021

22 de diciembre de 2021, Comentarios desactivados en Spanish Interview en YANMAG Magazine – 2021
8×8 (infinito x infinito) es un proyecto curatorial de entrevistas a mujeres artistas y gestoras culturales dirigido por Andrea Perissinotto con la colaboración de YANMAG

En palabras de Andrea Perissonotto:

«No sé si sé contaros la cantidad de desenfoque que tengo en mis ojos. Por lo menos, es como una capa protectora que me impide chocar contra la inexcusable miseria de enseñaros quien no soy. Porque por dentro tengo un fuego que me ilumina y me revienta, y en la mirada, un incendio que no se acaba de extinguir.

Tengo un silencio empotrado en mis manos, que no me quieren ni volver a tocar. Esas mismas manos cayéndose en un espejo que no me quiere mirar, aguardando una verdad que se lee en mi rostro, en un idioma que todos conocen, menos yo. Yo que desconozco, no tanto quién soy, porque ya me reconocí hace tiempo, sino más bien hasta dónde, y cuándo, podré ser.

Un hilo de plástico cortando mi voz, rodeando mi boca abierta. Esa quizá… quizá no, seguramente, es la primera imagen que recuerdo si pienso en las fotografías de Bárbara Traver. Una imagen que pertenece a su fotolibro Retrato, que desarrolló entre 2015 y 2017: un proyecto que coincidió con el período entre el diagnóstico de cáncer de su madre y algún tiempo después, en el cual sus relaciones familiares y su relación consigo misma se alteraron y oscurecieron.

En Retrato no hay un temor absoluto ni una preocupación constante, pero, quizá, precisamente por eso, cuando nos cruzamos con esas imágenes nos asustamos incluso más, nos parecen más fuertes, expectantes, aterradoras, morbosas. Bajo ese estado de ausencia inclusiva, se cela una sensibilidad que se manifiesta como un pitido demoledor, desolador, destructor, aplastante. Un sonido agudo y certero que ya sabes de antemano que te va a doler, pero resistes a su contemplación porque también es un estruendo que conoces tan sumamente bien, que es casi como si estuvieras oyendo cantar tus propias penas.

Y en eso Bárbara Traver acierta plenamente en toda su producción, porque expone sus vivencias sin mediación, descubriéndose en el ápice de su delicadeza, así como en la podredumbre de un cuerpo desarraigado, desplazado, obsoleto para un presente tan sumamente invivible que la única salida viable parece ser la desaparición.

Yo también en algún momento dije que sí a todo y me quedé expectante, sentado en lo alto de la dejadez, confiando en que llegara mi fin. Desde esa altura podía entrever el horizonte de mi propia destrucción y allí seguía yo, a la espera de que alguien me pagara todo el tiempo que pasé vomitando cualquier posibilidad de redención. Luego, de repente, me di cuenta de que sí cabía la posibilidad de bajar hasta las entrañas de una posible salvación. Cuando llegué hasta el fondo, no me quedó claro si el color que veía era el que me había imaginado, pero, aún sin coincidir, me valió para paliar el esfuerzo.

Luego también vi a mi madre, a mi futuro o al que vendrá, mezclados con tiras de sensaciones irregulares que se dejaron arrinconar y que aquí vuelven a ganar un espacio en mi mente, que es la de antes, pero ya no lo es. Nubes de plástico arrugadas y llenas de humo volando en mi contra, como pájaros huyendo de un presagio inminente. Me estoy consintiendo demasiadas respuestas, necesito más preguntas inexactas para destornillar la mala fe de un pensamiento ingenuo.

Esos interrogantes intermitentes son luces en la obra de Bárbara Traver, son un puente de recuerdos muy frágiles, que atravesamos pisando escamas sutiles de acero. Son unas flores de terciopelo gris, barnizadas de inmensidad. En las noches de abrazos desnudos hay algo que se quema todos los días; a la misma hora se despierta un ruido en mi cabeza y no para de hablar. Podría ser un sueño, si tuviera suficiente vida para desarrollarlo, pero lo que más me seduce son los fracasos compartidos, donde ni soy el único protagonista ni el más valiente de los perdedores.»

[Para leer la entrevista entera: Yan Magazine]